Cáncer de próstata

El cáncer de próstata se produce cuando células de la próstata mutan y comienzan a multiplicarse descontroladamente.

Estás células podrían propagarse (metástasis) desde la próstata a otras partes del cuerpo, especialmente los huesos y los ganglios linfáticos.
El cáncer de próstata puede causar dolor, micción dificultosa y disfunción eréctil entre otros síntomas.

Es un tumor de crecimiento muy lento que crece en el interior de la próstata durante muchos años sin producir síntomas ni signos detectables.

A medida que el cáncer avanza, puede salir de los límites de la próstata y diseminarse hacia los tejidos circundantes (diseminación local), o bien producir metástasis (diseminación a distancia) a otras áreas del cuerpo como los huesos, los pulmones, el hígado o ganglios linfáticos. Por lo tanto, los síntomas y los signos del cáncer de próstata se suelen presentar de forma tardía, cuando se ha producido la diseminación y el cáncer ya no es curable.